B&B orvieto, Bed & Breakfast il Terrazzo

la Ciudad de Orvieto, La Catedral de Orvieto, El Pozo de San Patricio

....Una ciudad, un vino, una catedral, un pozo. Una (Rupe) Peña. Una joya de salvar, un ejemplo de como restaurar. Un centro por congresos, Orvieto Underground. Y' este, y es mucho de más. Velzna, Urbs Vetus, Orvieto. Cojámoslos uno por uno

Qué es Orvieto?

La  Peña

La  Peña de Orvieto

A menudo es llamada sencillamente así: La Peña. Y es lo que es. Un enorme bloque de roca que de repente salta fuera del llano, sin casi ningún preaviso, con paredes de roca prácticamente vertical. Se formó unos cien mil años hace, cuando una espantosa erupción volcánica depositó capas sobre capas de "pozzolana" (material silíceo que reacciona químicamente con la cal a la presencia de agua formando una óptima argamasa de cemento) y toba. El tiempo y los cursos de agua jugaron a largo con este gran entablado de blandas rocas volcánicas, erosionándolo y perfilándolo hasta que todo lo que quedó en soberbio aislamiento, no estuvo sino la Peña.

Una joya de salvar

la Ciudad de Orvieto

Justo así, en el 1978, una revista americana puso este título un artículo sobre Orvieto. A una incesante serie de derrumbes que desde siempre limitó el perímetro de la Peña, aquel año se sumó la separación de una enorme rebanada de toba, a en cuanto dos o trescientos metros de la Catedral. El problema de afrontar no fue ciertamente simple, ya que las causas primarias de los derrumbamientos debieron ser investigadas en las peculiaridades de las capas de roca que sustentan a la ciudad. El gran banco de toba, en efecto, apoya sobre una vasta capa de arcilla que, particularmente plástico e inestable, no está seguro el zócalo ideal por esta friable roca volcánica cuya solidez aparece ya minada por la presencia de una espesa red de fracturas. Así, con el pasar del tiempo, Usted Peña está sometida a continuas exfoliaciones y, como fuera una gran alcachofa llegada a maduración, largas "hojas" de toba se separan lentamente de las paredes verticales, se inclinan hacia el exterior y por fin, inexorablemente, caen. Dichosamente el elevado valor arqueológico, histórico, artístico y paisajístico de Orvieto hizo de caja de resonancia por la alarma despertada por las precarias condiciones estáticas de la ciudad; ya en aquel año una medida legislativa insólitamente rápida (ley n.230 del 25.5.1978) dispuso una primera asignación de seis mil millones de viejas liras, destinado al saneamiento de la Peña. Las intervenciones no se limitaron a la "clavazón" de las grandes hojas de toba, pero invirtieron otros aspectos del complejo problema. El alcantarillado, en parte anciana de un siglo y responsable de notables pérdidas de agua y alpechines, vinieron completamente restablecida; sobre la colina a los pies de la Peña y sobre la faja perimétrica de la Peña misma fueron instalados sensoriales capaz de notar - a trabajos completados - el sublevarse de cada fenómeno desmoronadizo; más que un tercero de las grutas existentes fueron notadas, fotografiáis y estudiadas; fue repensado el tráfico vehicular urbano ideando un proyecto a vasto rayo denominado Despacio Movilidad Alternativa" que ha llevado fuera a la realización de dos grandes aparcamientos ciudad, (uno - ex. Campo de la feria - unido al centro con un recorrido mecanizada galería - de escaleras móviles y ascensores) y al restablecimiento del viejo Funicular a agua que remonta al 1888 qué hora, electrificada y con cabinas confortables y modernas, supera el desnivel de 156 metros entre la estación ferroviaria y el casco antiguo en menos que dos minutos, encaramándose velozmente sobre de una vía de 577 metros que presenta una inclinación mediana del 27,86%.

Un ejemplo de como restaurar una ciudad medievalla catedral de Orvieto
Usted preocupación por la estabilidad de la Peña también fue capacitado a la preocupación para la supervivencia de la ciudad y sus monumentos. la Catedral fue naturalmente objeto precioso del programa de restauraciones, que interesaron particularmente los frescos del Signorelli, la bonita Virgen en trono con el Niño de Gentil de Fabriano, el ábside con la cristalera cuatrocentista y los mosaicos de la celebérrima fachada polícroma. Trabajos de restauración de gran empeño también fueron encaminados como en otras iglesias ciudades aquel de Sant'Andrea, construida sobre un interesante palimpsesto de ruinas etruscas, romanas, paleocristianas, y aquellos, reductos en estado ruinoso, de Sant'Agostino y del Carmine que serán en fin destináis a empleos civiles y aquel de los San apóstoles. También el Teatro Mancinelli, bonito ejemplo del siglo XIX de teatro a la italiana, ha podido por fin realzar el telón después de una esmerada restauración durada algunos años. Pero, quizás, el ejemplo más epatante, dice a cuatro estrellas", de restauración es lo que ha hecho "renacer" el Edificio del Pueblo. quì los restos de etruscos y medievales hallados en las salas de la entreplanta "conviven" con las instalaciones técnicas de un moderno centro del congreso, exaltando, con su presencia, el atractivo de las poderosas estructuras del siglo XIII del edificio. a veces Orvieto semeja ser una de las ciudades imaginarias de Italo Calvino, dónde todo parece sea en construcción o en restauración. Sacas un andamio en una calle y he aquí ya remesa en otra. "Por qué la construcción... continua así a largo?" "Porque no empiezas la destrucción."

Un centro congresos

Un centro congresos de Orvieto

gracias a la restauración, el Edificio del Pueblo ha vuelto a su destino de empleo originario, por el que fue edificado en el Doscientos como lugar para hospedar reuniones. Orvieto ahora este espléndido edificio de los congresos, con el aula principal, la Sala de los Cuatrocientos, capaz nota de cuatrocientos sitios, con cabinas por la traducción simultáneos aparejos por exhibiciones, sales más pequeñas por conferencias y encuentros, el todo planeado eliminando cada barrera arquitectónica.

....y más....