B&B orvieto, Bed & Breakfast il Terrazzo

la Ciudad de Orvieto, La procesión del Corpus Dominós, Orvieto hoy

Una ciudad, un vino, una catedral, un pozo. Una (Rupe) Peña. Una joya de salvar, un ejemplo de como restaurar. Un centro por congresos, Orvieto Underground. Y' este, y es mucho de más. Velzna, Urbs Vetus, Orvieto. Cojámoslos uno por uno.

Qué es Orvieto?

Una ciudad subterránea

Orvieto subterranea

otro de los aspectos que devuelven Orvieto único y excepcional es la presencia, justo bajo él poblado, de un extenso laberinto de grutas, galerías, subterráneos, pozos y cisternas, creado por la obra del hombre en casi treinta siglos de extenuante y continuo trabajo de excavación dentro de la Peña. este vasto y articulado complejo galería ha permitido a la ciudad de beber agua sonsacada a la hoja freática, profundas decenas de metros o colección y guardada en las circulares cisternas. Le ha permitido de crecer, proveyendo material de construcción. Le ha permitido de vivir, proveyéndola de lugares de trabajo. Hoy las permite de hallar las huellas de su antiguo pasado. en efecto, una larga obra de búsqueda emprendida por los espeleólogos ha permitido descubrir, justo en las grutas, numerosos fragmentos de Velzna, la ciudad etrusca. De la húmeda oscuridad del laberinto, han emergido las primeras galerías le realizadas en Orvieto, enseñando parte de los restos de aquel asentamiento de que en superficie no queda ya casi nada. una visita guiada que parte de los despachos de la empresa turismo - en plaza de la Catedral - todos los días a las horas 11.00 y a ella horas 16.00 y recorre amplias grutas del curso llano y falto de dificultad, permite de encontrar, junto a personal calificado, las huellas dejaran por la vida cotidiana, de los empleos, del trabajo de los antiguos habitantes de la ciudad, explorando la fascinadora e insospechable memoria subterránea de Orvieto.

Velzna

Orvieto Velzna

La primera urbanización surgida sobre la Peña que pueda ser definida ciudad, fue Velzna. Entre los más importantes centros de la confederación etrusca. Velzna fue destruido A.C. a roma en el 264, después de un asedio durados dos años. Actualmente no quedan sino pocas huellas. En los aprietas Pozo de San Patricio es posible ver las ruinas del Templo del Belvedere; apenas fuera de lo poblado, sobre el lado Norte, es visitable la necrópolis del Crucifijo de la Toba, verdadera ciudad de los muertos, con tumbas a dado alineado largas calles ortogonales entre ellos; de la parte opuesta, a sur, se encuentra el necrópolis-santuario de Cannicella, dónde el famoso Venus de Cannicella fue hallado, arcaica de mármol que representa un desnudo de mujer, (en origen, quizás, representó un desnudo masculino, un kouros). Muchos restos de Velzna son escondidos en cambio en el subsuelo y solista vagando en el laberinto subterráneo que se extiende bajo la ciudad, es posible darse cuenta de la abundancia de testimonios arqueológicos que puede jactarse Orvieto. La búsqueda arqueológica sida capacitado adelante de año en año de la Superintendencia Arqueológica para Umbría, de la Región Umbría y de la universidad de Perusa, permite de conseguir un buen número de informaciones sobre los primeros habitantes de la Peña. Sabemos, sólo para hacer un ejemplo, que el orden institucional ciudadano pudo definirse, considerado el período histórico, y que la clase social social principalmente representativa fue la burguesía. Esta última observación permite de diferenciar claramente Velzna de otras realidades, cuales Tarquinia, dónde la nobleza detuvo el pod

Urbs Vetus

Urbs Vetus

Ciudad Vieja. Fue el Orvieto de la Mediana Edad, fértil de fervor religioso y de fermentos políticos. Inició entonces la construcción de la Catedral, a cuyo todo el pueblo participó de manera tangible con donaciones, que curiosamente aumentaron de consistencia en los períodos en que la peste golpeó más duramente ( XIV, XV y XVI siglo ), con el pago sobre los impuestos de propiedad ( los primeros libros catastrales remontan al 1292 ) con legados testamentarios. El territorio municipal, vasto, se extendió del curso del Tíber al Monte Argentario. Orvieto medieval se embelleció con edificios que todavía hoy testimonian el resplandor de aquel período, construidos por asambleas municipales, para los Dioses Siete que representaron las Artes, para el Capitán del Pueblo, para los Papis, que más veces establecieron aquí su sede provisional creyéndose más a lo seguro que a Roma. El Edad Media no fue pero sólo la edad del oro por la ciudad. Combates despiadados entre Güelfos y Gibelinos causaron por años lutos y destrucción. Bastos pensar que en el período en que estas luchas fueron más ásperas, después de tres días de feroces choques, dentro de las paredes se contaron cuatro mil muertos y trescientas casas de la facción gibelina rasa al suelo.

Un lugar de romería

la Capilla de lo Corporal

El lugar de un milagro, o casi ( aunque un milagro es indudablemente la Catedral ). Usted tradición católica transmite que el acontecimiento milagroso ocurrió en el 1264 a Bolsena, cuando un sacerdote bohemio que nutrió dudas acerca de la real presencia de Cristo en el eucarestìa, partiendo la hostia consagrada la vio redactar sangre. En aquel año el Pontífice Urbano IV le residió en Orvieto, por tanto aquí vino solemnemente pasajero el paño que revistió el altar, lo Corporal, manchado de sangre milagrosa. El Papa proclamó por lo tanto la fiesta del Corpus Dominós, Tommaso de Aquino encargando de componer de ello el despacho. El entero hecho es contado por la serie de frescos que adornan la Capilla de lo Corporal, en Catedral, dónde millares de romeros se recogen en ruego delante de la antigua reliquia que exhibición todavía evidente las huellas bermejas de aquel lejano acontecimiento. En la misma Capilla también es conservado el maravilloso relicario en plata dorada y esmaltes realizados en el 1337 del orfebre Ugolino de Vieri.

La procesión del Corpus Dominós

Orvieto Corpus DominosOrvieto Corpus Dominos
También quì por quien vivas desde siempre a orvieto, la procesión representa cada año algo que ver, algo a cuyo a lo mejor participar. La corte histórica que enseguida la precede, por solemnidad y riqueza de costumbres, emana un atractivo que es imposible no advertir. En ninguno otra ciudad de Italia se ven desfilar costumbres de factura más preciosa, realizados de terciopelo y seda con bordados en oro puro; el calzado son todo de cuero, cosida a mano; los yelmos, las corazas, los escudos, las arman, estoy de hierro batido. Pero quizás lo que contribuya a crear la atmósfera particular que circunda el cortejo es la actitud de los más de trescientos personajes históricos que, circundados por el ondeo de las estandartes que llevan las insignias de las Corporaciones de las Artes y Profesiones, de los Barrios, de los territorios sometidos al Ayuntamiento medieval, de la Milicia, desfilan con rigurosa compostura, solemnidad y dignidad, en un perfecto y sugestivo juego de identificación con el antiguo personaje de que visten los vestidos.

Una tradición artesana

cerámicas Orvieto

Pero Orvieto todavía es tanto otras cosas. Y' "artesanía", por ejemplo. Quì la producción de la cerámica es una tradición que tuvo origen con el nacimiento mismo de la ciudad. En el trescientos la típica elaboración orvietana se distinguió de las otras por el perfeccionamiento color turquesa y marrón quemado. Echa el ancla hoy se encuentran trozos inspirados a los antiguos ejemplares expuestos en las numerosas tiendas. La profesión a menudo es transmitida por padre en hijo y cada artesano reinterpreta la tradición con aquel matiz de estro personal que diferencia, personaliza y valoriza las varias creaciones. No todos los ceramistas orvietani siguen alambiques tradicionales. Algunos jóvenes recorren calles diferentes experimentando nuevos colores y nuevas formas, con resultados que completamente premian su búsqueda. Una elaboración artesana que Orvieto tiene prácticamente perdido, es aquel del encaje. Y' ya cada vez más raro encontrar estas increíbles obras realizadas con refino hilo de lino entrelazado con el empleo de sutiles agujas de ganchillo. Una vez el lino fue importado por Irlanda y eso determinó el nombre que es dado comúnmente en la ciudad a estos encajes, dichos precisamente "trabajo de Irlanda". Un poco por la gran dificultad y los largos tiempos que solicita, un poco por el elevado precio de venta, el "trabajo de Irlanda" está desaforadamente lentamente desapareciendo del panorama de la artesanía orvietano. Otra actividad un tiempo florido y ahora bastante en decadencia es aquel del hierro batido. El último maestro, artífice - además - de una de las borradas internas de la Catedral y una de las cancelas del Edificio Soliano, ha desaparecido de algún año y no queda ahora sino una sola fragua activa en cuanto fuera ciudad. La elaboración de la madera está en cambio muy viva. Probablemente gran parte del mérito va a la familia Michelangeli, que obra en el sector de cinco generaciones. La calle dónde se abren los numerosos escaparates de las callejuelas más típicas de Orvieto, gracias a la serie de caballos de madera a tamaño natural que estos Carpinteros con el "f" mayúsculo han realizado y luego, como antiguos gentilhombres, dejados bajo casa.

Orvieto hoy

Cosa se puede decir ciudad de hoy? Qué todavía es bastante tranquila y silenciosa, aunque el tráfico y los aparcamientos empiezan a crear algún problema. Qué en las noches de verano, en plaza Catedral, entre el zumbido de la gente y las golondrinas que vuelan en picado se tiene algo fuera la sensación de vivir sobre de una isla un del mundo. Qué, como todas las ciudades, tienen sus lugares particulares: el Curso, dónde para los jóvenes es de obligación "el paseo" nocturno; los "Colonnacce", característico rasgo de callejuela perimétrica que de Plaza san Giovanni parte rápido, justo a pique sobre la Peña; los callejones, dónde el silencio permite de escuchar el ruido de los mismos pasos. Probablemente, en cambio, todo Orvieto, es un lugar particular, con sus callejuelas demasiado apretones por las exigencias modernas, sus plazoletas, dónde de verano comités organizan alegres fiestas populares, sus panoramas, sus grutas, su Peña, sus necrópolis, sus museos, sus iglesias y sus casas medievales que devuelven la entera ciudad un tipo de museo total, que esperamos quede siempre vivo.